Estimulación cognitiva


¿QUÉ ES LA ESTIMULACIÓN COGNITIVA?


Es un conjunto de técnicas terapéuticas (ejercicios y actividades), así como estrategias ambientales, para mejorar y/o mantener las capacidades cognitivas de una persona a lo largo del tiempo.



RECOMENDACIONES GENERALES PARA LA PERSONA CUIDADORA CUANDO REALIZA ESTIMULACIÓN EN EL DOMICILIO


La intención, como persona cuidadora, es que puedas estimular a la persona que cuidas en su entorno más cercano, cuando te comunicas o interactúas con ella en situaciones cotidianas y /o cuando te pide que realices ciertas actividades.


Es importante tener en cuenta:

  • NO forzar capacidades que ya están perdidas, además de no servir para su mantenimiento, genera frustración y desmotivación.

  • Por el contrario, reforzar capacidades preservadas, además de promover su mantenimiento, aumenta la motivación y la autoestima.


Todas las actividades se pueden adecuar a los gustos, posibilidades y necesidades de la persona, por lo que debes tener en cuenta el deterioro real y realizar algunos de los ejercicios como prueba o ensayo. No olvides que cada uno es un ser individual y único y lo que a unos les gusta a otros les puede desagradar.


La manera de intervenir será distinta dependiendo de la fase en la que nos encontremos:

  • Fase LEVE: Motivar para que realice ejercicios y actividades. Potenciar al máximo su autonomía

  • Fase MODERADA: Necesita ayuda para realizar los ejercicios. Las tareas tienen que ir siendo más sencillas para evitar la frustración

  • Fase AVANZADA: Mucha ayuda o casi total. Utiliza materiales sensitivos, recuerdos, fotografía, imágenes…


CONSEJOS


  • No abrumes. “No te preocupes por llenar cada minuto del día con actividades”. Permite periodos frecuentes de descanso.

  • Propón ejercicios variados que permitan estimulación de funciones cognitivas diferentes

  • Crea rutinas. Intenta hacer “hueco” para estas actividades e incorpóralas en el día a día (Lo ideal es acostumbrarnos a hacerlas siempre a la misma hora y mismo lugar)

  • Escoge un lugar tranquilo. Evita distracciones, ruidos, estímulos diversos cuando haya que estar concentrados (apaga la tv, evita gente alrededor, …)

  • Debes realizar las actividades CON la persona a la que cuidas, no realizarlas POR ella. Tómate tiempo, las prisas solo ayudan a angustiar.

  • Juzga la participación, no tanto los resultados. Lo importante es el trabajo que se hace durante la actividad.

  • Pregunta a profesionales sobre cuáles son los ejercicios más adecuados para la persona a la que cuidas, te podrán orientar.

143 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo