top of page
Publicar: Blog2_Post

Si yo tuviera una púa: la importancia de saber decir “no”



En nuestra vida cotidiana se dan a menudo situaciones en las que queremos decir que no a una petición de otras personas o simplemente a una invitación que nos gustaría rechazar. Ahora bien, ¿qué hacemos en estas situaciones? ¿somos capaces de “defender nuestros intereses” y dar una negativa? ¿O preferimos anteponer las necesidades de los demás y “ceder”?


En circunstancias normales, y si esto no nos ocurre de forma frecuente, este tema parece no tener importancia. Sin embargo, si nuestra forma habitual de relacionarnos es priorizar los deseos de los demás, evitar los conflictos que se puedan producir al decir NO y “contentar” a todos, es muy probable que esto nos genere mucho malestar.


Decir que no a veces es difícil, y, no nos engañemos, decir sí a las peticiones y sugerencias de otros tiene cosas positivas, sobre todo que conseguimos la aceptación y el cariño de los demás.

Ahora bien, ¿qué pasa entonces con nuestros deseos? ¿qué ocurre si siempre contento a otras personas pero nunca pienso en mí? Aquí viene el malestar, la insatisfacción e incluso los problemas de salud por falta de autocuidado.


La comunicación asertiva es aquella en la que expresas tus ideas, sentimientos o necesidades de forma tranquila y honesta, a la vez que eres capaz de ponerte en el lugar de la otra persona y mostrarle respeto.


Hoy queremos compartir algunas técnicas para decir NO de una forma asertiva:


1. Técnica del sándwich.


Consiste en expresar un mensaje positivo antes y después de expresar nuestra negativa, de forma que no resulte tan brusca. También puede resultar de ayuda proponer otras opciones (sólo si realmente quieres hacerlo)

Ejemplos:

  • "Gracias por tu invitación, pero hoy he quedado con otra persona y no puedo ir, ¿te parece que mañana hablemos y busquemos otro día que nos venga bien a las dos?"

  • "Entiendo lo que me pides, pero me resulta imposible acompañarte, lo siento."


2. Técnica del disco rallado


Esta técnica se utiliza cuando la otra persona se muestra muy insistente, incluso después de que le hayamos dado ya una negativa.

Consiste en repetir el mensaje, sin cambiarlo ni ceder.

Por ejemplo:

  • Vendedor: "Es una oferta muy buena, por ser tú un cliente especial…"

  • Respuesta asertiva: "Te lo agradezco, pero no me interesa."

  • Vendedor: "Es una tarifa muy buena con la que vas a conseguir ahorrar…"

  • Respuesta asertiva: "Te lo agradezco, pero no me interesa."

  • Vendedor: "Contrátalo y pruébalo y en un mes si no estás satisfecho, lo anulas…"

  • Respuesta asertiva: "Te lo agradezco, pero no me interesa."


3. Banco de niebla.


Consiste en dar la razón en una parte, pero sin perder el propio punto de vista y sin cambiar nuestra negativa a la petición.


Por ejemplo:

  • “Es verdad que me propones un plan que puede estar muy bien, pero no me apetece, te lo agradezco de todas formas”

  • “Es verdad que también podría hacerlo como me dices, pero prefiero seguir haciéndolo a mi manera”

Esperamos que estos consejos os puedan ser de utilidad para que "nunca os quedéis sin púas"

252 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page