top of page
Publicar: Blog2_Post

Un espacio para MÍ

Recientemente, en una de nuestras sesiones grupales, un cuidador relataba cómo aprovechaba que su mujer (a la que cuidaba) se levantaba tarde, para hacer algo de ejercicio físico y para leer.

Después de su intervención, algunas cuidadoras del grupo (formado mayoritariamente por mujeres) reconocían que ellas aprovechaban esos tiempos para realizar tareas domésticas, gestiones y otras obligaciones….


Esta pequeña anécdota refleja con claridad cómo el concepto que tengamos de lo que “debemos” hacer marca nuestras prioridades, habitualmente dejando relegadas las actividades de ocio y tiempo libre al último puesto de la lista.


Desde nuestro programa insistimos en la importancia de realizar actividades que nos permitan desarrollar aspectos individuales y que nos den identidad más allá de nuestro rol como personas cuidadoras.


Hoy queremos compartir algunos consejos para iniciar, retomar o mantener actividades de ocio y tiempo libre.

  • Elige actividades que te resulten atractivas, que te interesen o que hayas hecho en el pasado y que fueran de tu agrado.

  • Procura que sean actividades grupales (las individuales también sirven, pero el grupo tiene un efecto que potencia todos los beneficios).

  • Ponte las cosas fáciles (que no estén lejos de casa y que sean en horarios compatibles con el resto de tus actividades).

  • Piensa en la posibilidad de ser tú quien aporta tus conocimientos y experiencias para enseñar a alguien.

Te dejamos a continuación algunas ideas de actividades que puedes valorar:

  • Realizar actividades culturales. Conciertos, exposiciones, cine, teatro, … Son una buena forma de cultivar tu mente y compartir estas experiencias con otras personas.

  • Asistir a cursos, jornadas o conferencias. Siempre es interesante aprender cosas nuevas o profundizar en temas de tu interés.

  • Practicar la lectura y pasatiempos. Además de un fabuloso entretenimiento, te servirán para mantener en forma tu mente.

  • Realizar un voluntariado. Es una oportunidad excepcional de poner tus conocimientos y habilidades a disposición de otros y produce una importante satisfacción personal.

  • Ejercicio físico: Caminar, nadar, montar en bicicleta, yoga, pilates, deportes de equipo… No es necesario que volvamos a repetir los beneficios de la actividad física para tu salud, así que simplemente, te animamos a practicarlo.

  • Viajar o hacer excursiones. Descubrir lugares desconocidos, ya sean cercanos o lejanos, su historia, su gastronomía y sus costumbres te aportará un plus de ilusión y una experiencia compartida.

No pasa nada porque busquemos esos espacios y nos dediquemos tiempo, ya que para cuidarnos, tenemos que cambiar de orden ese famoso refrán: “Antes la devoción que la obligación”.




385 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page